La dinámica de la sociedad se basa en gran medida en la existencia y funcionamiento de diversas organizaciones, tanto públicas como privadas que ofrecen un servicio y/o elaboran un producto. Esta asignatura ofrece al estudiante y al profesor la posibilidad de abordar, desde la realidad del entorno inmediato, la problemática social en la que se encuentran inmersos los diversos actores de la compleja red que forma la sociedad rural.

La riqueza y diversidad que ofrece la dinámica social rural abre un abanico de aprendizaje significativo, debido a que la inserción del estudiante en la realidad, le permite un desarrollo del pensamiento crítico y fortalece el crecimiento de habilidades intelectuales como el análisis, la síntesis y la evaluación del entorno, que le proporcionan elementos para elaborar propuestas de acción social.

Como aporte al perfil del Ingeniero en Desarrollo Comunitario sobresale la habilidad para comprender el comportamiento humano dentro de todo grupo social; adquiriendo conceptos de trascendencia humana como la cultura y la interacción por medio de los roles grupales y sociales, precisados en el ámbito rural, que permiten hacer un adecuado uso de las ventajas al trabajar en equipo, así como destacar los diferentes roles en un grupo. Asimismo, el estudiante desarrolla la capacidad de gestionar eficientemente los recursos de la comunidad con una visión que conlleva a la consecución de los objetivos de la misma.

Los proyectos de desarrollo integran la participación de las comunidades, especialmente en los diagnósticos, en este contexto, la Sociología Rural aporta las herramientas fundamentales para su inicio.

Esta asignatura aporta bases sociales en las siguientes materias: Cultura y Vida Comunitaria, Socioeconomía y Política de México, Organización de Grupos y Políticas Pública de Desarrollo Social.